X
¿DESEAS RECIBIR ESTA Y OTRA INFORMACIÓN VÍA CORREO ELECTRÓNICO?

background img
Undo




¡Páguenme para pegarme!

Rafael Cano / 2020-07-06

Primero dijo que era el presidente de la República más atacado en la historia, olvidándose convenientemente que hubo gobernantes que dieron su vida por estar sentados en la silla presidencial, como Francisco I. Madero o Venustiano Carranza; luego dijo que iba a pedir una “coperacha” a sus detractores para que lo sigan criticando, pero ahora pagando derecho de piso.


La relación del presidente Andrés Manuel López Obrador con los medios de comunicación ha sido ríspida y plagada de encontronazos. Desde el púlpito de las conferencias mañaneras, AMLO no deja pasar oportunidad para señalar que empresas periodísticas y periodistas lo han tomado como su objetivo de “tírale al negro”.


En todos los manuales que explican las acciones de los gobiernos de corte populista, en este caso uno que se presume de izquierda como el de México, siempre se señala a los medios de comunicación como uno de los objetivos para ser declarados como “enemigos del cambio y la trasformación”, el discurso gubernamental de los líderes populistas, como es el caso de López Obrador, tiene siempre la necesidad de inventar opositores al régimen que critican, no la realidad, sino lo hacen bajo el mandato de un poder superior solamente con el afán de descarrilar al gobierno.


El Presidente López Obrador ha sido un “bulleador” constante de los medio de comunicación y hasta inventó un grupo opositor –lo llamó BOA—donde particularizó sus señalamientos y le puso nombre y apellido a los críticos que él considera buscan dañar a la Cuatroté. La lista de los opositores enunciados fue elaborada en la Secretaría de Gobernación, pero eso no importó al Presidente, pretendió hacerla pasar como una realidad cuando era una burda mentira.


El asunto era dejar en claro que hay medios y periodistas que son vistos desde lo más alto del poder político en México como instrumentos de desestabilización y generadores de una visión que es calificada como distorsionada por parte del Ejecutivo Federal.


Y en ese mismo discurso de intolerancia a la crítica y de ataque constante a la libertad de expresión, el presidente López Obrador generalizó una acusación al asegurar que hay columnistas, que ahora lo critican, que en el pasado cobraban millones de pesos anuales para ser comparsas y aplaudidores del gobierno, no dijo ningún nombre, pero no es necesario hacerlo, en el imaginario popular son los mismos que enlistó en el grupo “BOA”.


Pero ahora fue más allá al advertir que busca la fórmula para que esos críticos constantes de su gobierno paguen un derecho de piso, cooperen con la 4T aportando el 10 por ciento de sus ingresos, para que puedan seguir criticándolo a placer.


En alguna ocasión el presidente José López Portillo, molesto por las críticas de los medios a su gobierno, sentenció “no les pago para que me peguen”; ahora, el presidente López Obrador planteó lo opuesto: “páguenme para que me peguen”.


A López Obrador, que disfruta en atacar a los medios de comunicación, le molesta sobremanera la libertad existente para criticar a su gobierno; se aferra a su discurso de la existencia de un complot en su contra y por ello los medios no cesan de repetir que su popularidad va a la baja; que falló en los preparativos para enfrentar la pandemia de Coronavirus; que la economía es un desastre y vamos a llegar a una caída en el PIB del -10 por ciento con más de 12 millones de empleos formales e informales perdidos; hay enfado por los señalamientos de privilegiar a personajes del crimen organizado; pero sobre todo le incomoda que a su gobierno se le acuse de insensible por la falta de medicinas para niños con cáncer, por cerrar los espacios para mujeres víctimas de violencia, por recortar programas y desaparecer fideicomisos a fin de recolectar recursos para sostener sus programas sociales, mantener la vida artificial de Pemex y financiar sus tres obras faraónicas.


La realidad es que los problemas que enfrenta México son tan grandes y de tan extrema gravedad que el tiempo dedicado por el presidente López Obrador en defenestrar periodistas y medios de comunicación, es una ociosidad que solamente demuestra la superficialidad de un gobierno que no da resultados y eso es lo que lo define como una decepción para sus electores y un fracaso en el cambio propuesto.


 


En política hay trasatlánticos y submarinos


Con más de cien días de cuarentena hay voces que reclaman a los aspirantes a la gubernatura, particularmente a los más posicionados como Ernesto El “Borrego” Gándara Camou, no dejarse ver en eventos públicos, ni ser nota en los medios de comunicación.


Pero hay cierta injusticia en una aseveración de esa naturaleza; en primera instancia porque un político con calidad humana, como lo es Ernesto Gándara, jamás pretenderá lucrar con el sufrimiento que genera en las familias la pandemia de coronavirus, un político sensible dejará a las autoridades que hagan su trabajo porque “mucho ayuda el que no estorba”.


Pero hay que ser claros: no ser visible para la mayoría tampoco significa inactividad, ociosidad o pérdida de tiempo; quien aspire a gobernar Sonora, sea de cualquier partido, busca la fórmula para lograr acuerdos, afianzar adeptos, generar nuevas simpatías, ratificar lealtades, buscar abrir nuevos caminos y sobre todo crear planes.


La complejidad de los problemas de Sonora no soportan improvisaciones, tampoco existe un periodo de gracia; el nuevo gobierno que asumirá en septiembre del 2021 debe llegar con respuestas a las demandas ciudadanas, estar listo para gobernar desde el primer día porque ya no es válida la excusa de la “línea de aprendizaje”.


Cada aspirante a la gubernatura tiene su estrategia trazada: Alfonso Durazo debe cumplir en la pacificación de México y en lograr convencer existe una mejoría en la seguridad pública; Ricardo Bours busca hacer crecer sus números en las encuestas y casi a diario tiene charlas a través de redes sociales; Antonio Astiazarán no deja de promover su “Energía Sonora”; Dolores del Río se ha perdido un poco pero sigue “picando piedra” desde el Congreso de Sonora.


Estos personajes navegan de manera visible, como los trasatlánticos que surcan el mar; pero Ernesto Gándara optó por la estrategia del submarino, no quiere decir que no opere o este estático, en realidad avanza por debajo del agua, pero como muchos no lo ven, incluyendo sus eventuales adversarios, ejercen una presión para que salga a la superficie y así poder determinar su ubicación.


Creo que muchos van a expresar sorpresa cuando vean el nivel de artillería –léase trabajo político—que el submarino “Gándara” porta para dar la batalla.


Cada día está más cercano el tiempo que podamos verlo y entonces sí, evaluar la calidad del trabajo y el alcance que tiene para la elección del año entrante.


 


Tips cortitos pa´no enfadar:


1.- Cuando Manlio Fabio Beltrones hace una aparición pública siempre es noticia; un política de esa calidad no desperdicia palabras ni conceptos, todo tiene una intencionalidad y sus expresiones están plagadas de mensajes.


Es un experto en el Arte de la Guerra y por ello cuando aparenta debilidad es que está fuerte; cuando se dice lejano es cercano; cuando aparenta temor es para dar confianza; el sábado pasado expresó una serie de ideas muy interesantes en torno a sucesos que afectan a México.


Pero caló muy profundo que hubiera llamado “golpistas” a quienes organizan las manifestaciones quincenales pidiendo que el Presidente López Obrador renuncie para fines de este año –un objetivo que nunca van a lograr--; Beltrones Rivera no mintió cuando dijo que el acceso al poder de AMLO fue por la vía democrática y esa es la medida para quitarle poder: en las urnas.


Insisto, cuando Manlio Fabio Beltrones habla hay que analizar muy bien sus palabras porque no las dice sin antes haberlas razonado y siempre llevan una intención; el crea sus escenarios y es de los pocos políticos que sabe hacer que las cosas sucedan.


 


2.- La alcaldesa Celida López Cárdenas no imaginó que anunciar la construcción del acuaférico Tramo Oriente en Hermosillo se convertiría en un tema que despertara pasiones en el sur de Sonora e incluso que diera pretexto a la etnia yaqui para alzarse y volver a sacar la bandera de la defensa del agua.


El problema no solamente está ahí, también encontró oposición en sus aliados y en gobernantes emanados de su propio partido, Morena; diputados de Morena, PT y hasta del PRI, oriundos de Cajeme, expresan serias dudas y niegan respaldar el proyecto de López Cárdenas; el alcalde Sergio Pablo Mariscal también se manifestó en contra y pidió buscar otras alternativas, con el respaldo de la gobernadora Claudia Pavlovich.


Es por demás evidente que el proyecto del acuaférico Tramo Oriente, puede reunir todos los requisitos técnicos, financieras, impacto social y ambiental, pero le faltó medir el impacto político y sus repercusiones; si el proyecto no pasa en el Congreso del Estado es más por la forma como pretendió venderse y no se logró, que por carencias en su estructura planificada en la parte técnica.


 


3.- La escalada de violencia en la región de Altar-Caborca trasciende a hechos de sangre que se dan en la carretera Santa Ana-Caborca; un enfrentamiento a balazos suscitad en esa rúa dejó como saldo dos personas muertas y muchos daños económicos en varios vehículos de carga que sufrieron ponchaduras en sus llantas luego de que las bandas lanzaran púas a la cinta asfáltica para inmovilizar vehículos.


Esto sucedió a las 00:30 horas del domingo, en una ruta altamente transitada por vehículos de carga, autobuses y particulares; eso quedó en evidencia cuando una familia que viajaba de Nogales a Puerto Peñasco quedó en medio del fuego cruzado y resultaron heridos; pero también porque muchos trailers quedaron varados luego de que sus neumáticos fueron desgarrados por los artilugios lanzados por los criminales para detenerlos y generar un cuello de botella que dificultara su persecución.


Es la segunda ocasión que se sabe de esa táctica; ya en una persecución en Caborca lograron frenar con púas a dos patrullas que iban en persecución de presuntos criminales y ahora vuelven a utilizarla para tirar bala en plena carretera.


Y todavía hay quienes piden que esos sucesos de terror no tengan repercusiones políticas.


 


Otros Juglares:


--“Yo sí quiero reiterarles mi compromiso con ustedes, es muy importante reactivar la economía local, comprarnos entre nosotros, consumir lo local y pues en este programa de gobierno hicimos un gran esfuerzo, porque lo  que menos tenemos en Sonora son recursos y lo más que tenemos son ganas de salir adelante, reorientamos muchos programas, pudimos dar estos apoyos para ustedes, para que pudiesen con este paliativo salir adelante y sortear este tiempo tan difícil a nivel mundial”.


Lo dijo la gobernadora Claudia Pavlovich durante una reunión virtual con 60 beneficiados del programa de créditos y apoyos que supervisó estuvieran llegando a pequeños comerciantes y ahí reafirmó su compromiso de apoyarlos con estrategias y programas gubernamentales.


 


Gracias por su atención, hasta el martes si Dios quiere. ¡¡Salud!!


 


Nos puede seguir en Twitter en @CanoFrancoR

Más información en esta sección
Comentarios