X
¿DESEAS RECIBIR ESTA Y OTRA INFORMACIÓN VÍA CORREO ELECTRÓNICO?

background img
Undo




Quien siembra vientos… 

Armando Vásquez / 2021-06-09

1.- DEBEMOS DE LLEGAR A un punto de estabilización de emociones post electorales. ¿Cuándo?, ese es el misterio.  Los agravios entre los candidatos siguen siendo profundos. 

Adam Eduardo Langford Kemson --directamente afectado a la conocida tragedia--, derrotó a Celia Durazo Montaño (590 a 406 votos y hermana de ya sabe quién), ganando la alcaldía de Bavispe. 

Fácil no la tiene el gobernador electo. De hecho, es incómodo y posiblemente peligroso, pues no creo que vaya a darse una reconciliación de corto plazo con los Langford y Lebarón.  

2.- No son pocos los que creen que hubo chanchuyo en estas elecciones desde el momento en que una tercera parte de las más de tres mil casillas se abrieron muy tarde, declarando los consejeros del IEES que estaban todas instaladas allende las dos de la tarde, con el consiguiente abandono de filas tras horas de espera. 

Por eso hay resquemor, muy cercano al odio, ganado a pulso por la titular de la autoridad electoral en Sonora, Guadalupe Taddei Zavala. 

3.- Por rumbos de Nogales y dos días después de las votaciones, (ayer martes) en el marco del período post electoral, el hermano (Javier) de Jorge Freig Carrillo, otrora candidato a la alcaldía por la alianza Va por Sonora fue atosigado por elementos policiacos, ejército y guardia nacional al “reventar” su residencia, su hogar, en un hecho espectacular. https://bit.ly/3cvteTE    


En este acto hay una generación natural de odio pues no hubo justificación explicada en tiempo y forma. 

4.- Una semilla de rencor también fue sembrada en el espíritu de Celida López toda vez que esperaba resaltar ante la vista de Alfonso Durazo, pero todo le falló. 

Quiso vender la idea de que Durazo iba a ganar gracias a los votos que ella le iba a jalar en Hermosillo, porque en sus planes estaba  arrasar con Toño Astiazarán y con ello tratar de incrementar la delgada confianza que tiene en ella ADM. 

Incluso, quiso callarle la boca a los asesores de Durazo que le atacaban –y atacan--, a cada rato alegando que no pasaría la reelección y desnudaban las intenciones de Celida que, opinaban, estaba en posibilidades de  renunciar al Ayuntamiento –pero mantenerlo bajo su control férreo--, y pasar a ocupar una secretaría en el Gobierno del Estado y con ello alimentar su aspiración a ser considerada como próxima aspirante a la gubernatura. 

Pero no. En la capital sonorense ganó holgadamente el Borrego, por un lado y el conteo le dio el gane a Toño Astiazarán con más de siete mil votos, con unos cuatro puntos. No tarda en recibir la constancia de ganador y con ello se esfumaron sus posibilidades y quizá hasta su proyecto político. 

Es muy explosiva y por lo pronto ya pidió el recuento de actas, casilla por casilla, voto por voto, pero sabe muy bien que cada equipo cuenta con las propias actas que les entregan a sus representantes de casilla y saldrá perdiendo.  

Posiblemente con esta acción del recuento, quiera ganar tiempo para colarse en el nombramiento del gabinete estatal pues sabe muy bien que si se regresa a la alcaldía pasarán los cuatro meses para terminar su período y con ello se le irá la oportunidad de un escaño estatal de primer nivel. Requiere mantenerse en acción y en el pandero para estar en posición de ser tomada en cuenta. 

Además requiere actuar así pues más de cuatro que le hablan al oído a Durazo la traen en jaque señalando que sería una carga innecesaria llevarse a Celida al gabinete con una derrota a cuestas –la más ruidosa--, y con una alta carga negativa entre los hermosillenses. El coraje de Celida raya en odio contra dichos asesores. 

5.- Las votaciones, como ya sabemos, fueron raquíticas. El nuevo orden que se impondrá en Sonora conllevará la tónica de Amlo de provocar el enfrentamiento entre los sonorenses. Una rama de un árbol no tiene por qué dar un fruto diferente.  

En este tenor de siembra de odios vamos a vivir una separación radical de clases sociales, personajes políticos, funcionarios y demás tipos de sonorenses, sobre todo quienes se verán subajados por integrantes de Morena, presuntuosos, al golpearles en su dignidad al ser perdedores. Estas semillas de odio tarde que temprano germinarán. 

El hecho es que no veo, por lo menos en un mes más, un tendido de puentes que provoquen una limitada propagación del mencionado resquemor. Es decir, si Alfonso habla de operación cicatriz y unidad, no demuestra en los hechos que quiera hacerlo.  

Lo podrá gritar y publicarlo en medios, pero mientras no de Alfonso el primer paso para lograr ese fin, (y Durazo sabe cuál es), el espíritu dañista, dolido, seguirá introduciéndose entre los que no fueron  beneficiados con el triunfo o bien, que guardan dentro de si esa rabia contenida. 

La otra opción es que no haga nada y dejar que el tiempo cierre heridas. El problema con esta estrategia es que de tardar mucho y posteriormente quiera imponer una operación cicatriz, su eficacia sería muy limitada. 

EN FIN, por hoy es todo, mañana le seguimos si Dios quiere. 

Armando Vásquez Alegría es periodista con más de 35 años de experiencia en medios escritos y de internet, cuenta licenciatura en Administración de Empresas, Maestría en Competitividad Organizacional y Doctorado en Administración Pública. Es director de Editorial J. Castillo, S.A. de C.V. y de CEO, Consultoría Especializada en Organizaciones…                                                                                                   

Correo electrónico: [email protected]                                                                                           Twitter: @Archivoconfiden                                                                                                      

https://www.facebook.com/armando.vazquez.3304   

   

 

Más información en esta sección
Comentarios

Quien siembra vientos… " />